5.jpg

P. José Ma. Vilaseca

Si has recibido un milagro o favor contacta a. Hna Auria Verónica Yrola Loría

"Hacer siempre y en todo lo mejor"

Nació en Igualada, España el 19 de enero de 1831, bautizado como José Jaime Sebastián Vilaseca. Fue defensor de la Virgen María (de ahí el cambio de nombre a José María Vilaseca); devoto y promotor de la devoción a San José.

Un acontecimiento que quedó impreso de la infancia de Vilaseca fue cuando su madre lo llevaba al Monasterio de Montserrat, apenas cumplía dos años de edad. En el camino sufrieron un accidente y el carruaje en que viajaban estuvo a punto de caer en un gran precipicio. Su madre invocó a la Virgen de Montserrat y, en aquel momento, una mano invisible detuvo el carruaje y salieron salvos y sanos. Su madre, agradecida lo consagró a María.

El Padre Buena Ventura Armengol, vicentino, lo invitó a ser misionero en México en 1853. El 20 de marzo de 1853 desembarcó en Veracruz de donde prosiguió el viaje en diligencia a la capital, a la que llegó el día viernes 25 de marzo, el viernes Santo. José Vilaseca fue recibido en casa central de los Misioneros de San Visente de Paúl donde inició el noviciado, el cual fue feliz y bien aprovechado, cumpliendo con fervor las prácticas de los novicios bajo la dirección del Padre Juan Boquet.

Hizo sus votos como vicentino en 1855 y se ordenó sacerdote el 20 de diciembre de 1856 en manos del Arzobispo de México. Al día siguiente celebró su primera misa en la iglesia del Espíritu Santo. En esa primera misa tomó como Padrino al Señor San José.

En el año de 1857 el día 13 de octubre los Superiores lo enviaron a Puebla donde permanece hasta 29 de noviembre de 1858 para volver a la ciudad de México. Después de esto le siguieron muchos viajes a otros lugares como: San Juan del Río Querétaro, Polotitlán Estado de México, San Jerónimo Aculco Ciudad de México, Huichapan Hidalgo, Monterrey, Santillo Coahuila, Apóstol de la juventud mexicana e incansable misionero, especialmente de los pobres e indígenas, con espíritu sencillo, humilde y gran celo apostólico.

 

Escritor, formador de sacerdotes, misionero y educador, abrió colegios y escuelas, asilos, hospitales. Fundador de las primeras Congregaciones Mexicanas.

 

El 22 de septiembre de 1872 fundó la Congregación de Hermanas Josefinas, con el establecimiento de una escuela primaria en la ciudad de México. En 1890, ante la necesidad de una educación sólida para niñas Veracruzanas, y por peticiones especiales del Cura Ignacio Rosete, a través de las señoras Tomasa Velasco de Mosquera y Guillermina Castilla de Pérez, el Padre José María Vilaseca envió al puerto de Veracruz cinco religiosas de la Congregación para fundar el ahora Colegio La Paz de Veracruz, A.C.

4.jpg

Si has recibido un milagro o favor contacta a. Hna Auria Verónica Yrola Loría

M. Cesarita

"Jesús, José y María, os doy el corazón y el alma mía"

Mejor conocida como madre Cesarita, Sierva de Dios. Nace el 27 de agosto de 1829 en Aguascalientes, por ser sietemesina presentó dificultades en su nacimiento que con el tiempo fueron mejorando. Es hija de José María Ruíz de Esparza (Abogado) y de Doña María Bruna Dávalos Rincón. Su madre le inculca el temor al pecado y la enseña a tener una vida de oración junto a sus dos hermanas.

A la edad de 16 años, renuncia a los pocos adornos que su madre le permite y se propone usar un peinado sencillo, se dedica a la oración y a la lectura y toma como maestro a San Francisco de Sales. En1847 Cesarita recibe de su padre una imagen del niño Dios, por otro lado, su tío materno y padrino Don Lucio le regala un anillo de oro a ella y sus hermanas para animarlas al matrimonio. Cesarita manda grabar en su anillo las letras J y C. El jueves 12 de octubre de 1884, fiesta de la virgen del pilar, patrona de España, Cesarita (con 19 años de edad) recibe de su confesor el anillo bendecido y como esposo a Jesús en el niño Dios que le regaló su padre. Cesarita manda a fabricar un anillo pequeño para el niño Jesús, grabándole la letra C. El niño Dios nunca se separa en toda su vida.

Cesarita no accede de inmediato pero la guía sabia de su director espiritual el Padre Jesús Mota, le ayuda a ver la dirección de Dios. El domingo 22 de septiembre de 1872, Sor María Ana Luna y Sor María Álvarez, la llevan a la vivienda donde comienza la fundación. El primero de octubre abre la escuelita, donde reciben a niñas. El 12 de diciembre de 1872 recibe una casa en lo que es hoy corregidora número 74 la cual donó el Señor Obispo de México. El mobiliario para tener allí la escuela fue donado por el Padre Vilaseca, a los 6 meses la escuela ya cuenta con 300 alumnas.

La Madre Cesarita a finales de 1883 se encuentra muy enferma, el padre Vilaseca se entera por cartas enviadas por ella misma de la enfermedad, por lo que el 12 de agosto de 1883 le es enviada una auxiliar para su cargo la hermana Josefina Antonia Corral, la cual es nombrada vicaria de Cesarita. la hermana Corral se hace de toda la autoridad.

El 20 de abril de 1884 enferma gravemente Cesarita le informa a la Madre Antonia del Corral, pero ésta no le cree. Una maestra de novicias es la que se da cuenta y da aviso a su sobrina Pepita, con lo que un médico la visita y dictamina pulmonía. El 24 de abril, cuando el padre Vilaseca termina de celebrar la misa le avisan que Ceasarita se está muriendo, a las 10 de la mañana del mismo día se celebra el funeral en la capilla de la casa Central.

 

El padre Vilaseca trae a sus seminaristas y pronuncia una homilía repleta de elogios.

La madre Cesarita es fundadora de la primera congregación religiosa nacida en México en tiempos muy difíciles para la iglesia en nuestro país. Cesarita Madre y formadora de religiosas, de la niñez y la juventud que permitió que en Veracruz naciera el Antiguo Josefino hoy el Colegio La Paz de Veracruz.