Aspirantado

En esta etapa del aspirantado se posibilita a las jóvenes el acompañamiento personal y grupal, ofreciéndoles los medios necesarios para su formación humana y cristiana. Se enfatiza el conocimiento personal, fundamentación cristiana. Asimismo a que se inicien en el conocimiento de la Congregación, de los Fundadores y de la espiritualidad propia.
 
Esta etapa tiene por objeto ayudar a las jóvenes a que integren sus conocimientos y experiencias, asuman su realidad personal y social para que realicen con libertad y acierto su adaptación, en una opción de fe que las comprometa apostólicamente con su ambiente.

Importante tener en cuenta

Al aspirantado admite la Superiora Mayor inmediata, oído el parecer de la Hermana responsable de la Pastoral vocacional, en el sector respectivo, teniendo en cuenta los requisitos establecidos en la Congregación. Se desarrolla bajo la dirección de una maestra, en una casa adecuada, y designada por la Superiora Mayor respectiva.

Se desarrolla bajo la dirección de una maestra, en una casa adecuada, y designada por la Superiora Mayor respectiva. Para preparar el ánimo a una decisión plenamente consciente mediante una opción por un proyecto de vida cristiana, procúrese crear un ambiente de confianza y de paz, que favorezca la madurez afectiva y humana de las aspirantes.